Unas 300 personas se congregaron en la plaza Sant Felip Neri de Barcelona para dar un homenaje a los inmigrantes fallecidos en la costa de Ceuta el pasado 6 de febrero. Cabe recordar que el desenlace en esta ocasión fue más dramático si cabe, puesto que el fallecimiento, se produjo en parte, por el comportamiento homicida de las fuerzas de seguridad españolas, cuando, en vez de socorrer a los inmigrantes que estaban intentando llegar a nado, fueron repelidos con materiales antidisturbios, causando el pánico y seguramente alguna herida a los hombres que permanecían en las frías aguas y que no pudieron llegar a la costa.
El resultado fueron 15 cuerpos recuperados sin vida y un sinfín de mentiras procedentes del Ministerio de Interior, cuando intentaron negar una y otra vez los hechos ocurridos.
La concentración se enmarcó en una jornada reivindicativa y seguida por distintas ciudades españolas. En Barcelona, el homenaje intentó visualizar los nombres de todos aquellos que han muerto por unas políticas migratorias genocidas, ya sean en las fronteras o en sus ciudades y centros de internamiento (CIE)