Tras los primeros despidos por baja laboral perpretados por Telefónica, una serie de trabajadores de la multinacional de comunicaciones decidieron organizar una serie de acciones para denunciar y luchar por el reingreso del compañero Marcos despedido, para ello iniciaron una huelga de hambre (que duró 23 días) y una serie de acciones que contaron con un amplia participación por parte de compañeros como amigos y asociaciones. Esta es una pequeña crónica de su día a día. La multinacional se mantuvo inmutable ante las peticiones de reincorporación y por ello la lucha no ha terminado.
Barcelona 2012