Jérôme Lambert CEO de Jaeger le Coultre durante una sesión en Venecia.